MÉTODO BIGA

Una decisión perfecta para la capacitación de Alto Rendimiento
Enseñanza gradual


En BIGA, al buscar una enseñanza de calidad, profunda y sólida, distribuye sus contenidos en ciclos de un mínimo de tres años. Vamos adaptando nuestra enseñanza al proceso de desarrollo del niño. Hay una edad para cada cosa. Adelantarse es perjudicial para él y retrasarse puede ser una oportunidad difÍcil de recuperar. Por eso es bueno conocer muy bien lo que un niño es capaz de hacer en cada etapa de su vida.
 

Cada jugador avanza a su ritmo / Práctica intensa


BIGA estructura su enseñanza no sólo por sus contenidos sino también por el nivel técnico que cada jugador posee. Se establecen grupos homogéneos. Esto permite que el alumno avance a su ritmo, ofreciéndole el máximo dentro de sus posibilidades. Si le pides más de lo que puede dar puede desanimarse y si le exiges poco se aburrirá o perderá la ilusión y la concentración en lo que hace.
 

Profundidad en los contenidos


BIGA trabaja por contenidos, profundizando en cada uno hasta que el jugador lo llega a dominar. De esta forma, el alumno que pasa por todos los ciclos termina dominando al máximo toda la técnica individual del fútbol. 
 

Aprendizaje personalizado


Los grupos son reducidos. Esta disposición permite al profesor trabajar más directamente con cada uno de los jugadores, detectar sus carencias y ayudarle a corregirlas. El jugador está más motivado porque descubre que su entrenador está constantemente ayudándole a mejorar. Además, la oportunidad de repetición de ejercicios es mayor, ya que son menos los jugadores que pasan por él. Al jugador del BIGA se le llega a conocer completamente.
 

Método analítico y método global


En el proceso de aprendizaje de la enseñanza de la técnica hemos comprobado la necesidad de combinar el método analítico progresivo y el global. El primero nos permite mostrar con todo detalle una habilidad técnica compleja y el segundo permite ver cómo es ese movimiento técnico en la realidad. La edad de los jugadores y el nivel técnico que posean es el que nos lleva a utilizar en cada caso uno de los dos métodos.
 

El objetivo: aplicación de la técnica en la competición 


El uso de la competición como medio de aprendizaje es fundamental. Se trata de poner en práctica todo lo que aprenden en un medio natural y real: un partido. Siempre incluimos en el proceso de aprendizaje un tiempo para que puedan aplicar esa técnica en   situación real de juego. Es una gran motivación para el alumno descubrir que lo que ha aprendido en los entrenamientos, lo consigue hacer en el juego.
 

Fundamentación teórica


Es importante fundamentar lo que trabajamos en el campo. Los chicos deben saber el porqué y el para qué de todo lo que hacen. Eso les motiva y hace coherente su aprendizaje. Además, nos damos cuenta de que en el campo aprenden más rápido si ha habido una fundamentación teórica previa. Detectamos una fuerte motivación cuando se les muestran los contenidos a través de un vídeo, unos apuntes o dibujos. Salen al campo con ganas de imitar lo que han visto. 
 

Con los medios técnicos más avanzados


Utilizamos el análisis biomecánico  como medio para perfeccionar el movimiento técnico. Los jugadores pueden verse realizando los ejercicios y descubrir con claridad dónde está el fallo o cómo mejorar ese aspecto que no está realizando correctamente.
 

El secreto es una buena planificación 


En BIGA no improvisamos nada. Todas las sesiones de campo están programadas y trabajadas por el departamento técnico y pedagógico, que planifica la enseñanza según las distintas edades y niveles. 

Chema Iturmendi
Carlos Marin
Mostrar más
Directores Técnicos BIGA Academy

BIGA

Barcelona

Formulario Online