Gestionar el talento en BGI Academy

Una vocación al servicio de la enseñanza de alto rendimiento

El mundo es algo que te sucede pero tú creas tu propia historia. Si no ganas, aprendes siempre, porque no lograr una meta ya es conocimiento. Siempre puedes mejorar al hacer algo y siempre puedes aprender más.

El impulso continuo por mejorar, el deseo constante de aprender y la motivación para ser una mejor persona es lo que importa. Convertirse en las personas que desean ser, les permite a los que quieren ser profesionales del golf convertirse en los jugadores que desean ser.

 

Creemos firmemente que todas las personas tiene grandeza en su interior y que pueden, y deben, alcanzar su máximo potencial. No hay límites en la vida, solamente los que nosotros mismos nos imponemos.

“A nadie le preocupa lo mucho que sabes, hasta que saben lo mucho que te preocupa”.

En la BGIA Academy nuestros entrenadores se responsabilizan todo el tiempo de gestionar el talento para formar hombres y mujeres con progresión inteligente. Estos son los aspectos que trabajamos además del entrenamiento técnico:

Fisico
Psicológia
Visión Periférica
Nutrición
Liderazgo
Habilidades
Mostrar más

LOS ELEMENTOS DE UNA BUENA ACTUACIÓN

Una vez establecido cómo aprende un jugador, ¿qué es lo que necesita aprender en el GOLF?, ¿qué factores comprende una buena actuación? Existen tres factores primordiales: La técnica, la comprensión y el estado físico. 

  1. Técnica. En el golf, las técnicas son los instrumentos del oficio. Un jugador será mejor cuanto mejor sea su técnica y más amplia su variedad.La buena técnica no tiene sustituto.
     

  2. Comprensión. La comprensión significa entender lo que cada uno puede hacer y lo que para ello es necesario. Intentar hacer algo que uno sabe que no puede es ingenuo, por no decir algo peor. Entender lo que se necesita requiere conocimiento, visión y percepción. Así un jugador técnicamente excelente puede no ser hábil por no comprender o percibir cuándo y dónde utilizar estas técnicas. Ya hemos establecido que, en un partido, durante la mayoría del tiempo el jugador no va a poder utilizar su técnica con el balón. No obstante, un buen jugador debe entender cómo situarse en la mejor posición tanto para su equipo como para sus compañeros. Los principios del juego deben guiar su pensamiento para poder actuar satisfactoriamente. La comprensión real no sería posible sin entender a fondo estos principios. Un jugador debe entender también la importancia relativa de las diversas zonas del campo, el estado del partido y las condiciones físicas cuando sopesa entre las zonas de seguridad y de riesgo. Debemos luchar para que los jugadores, tanto a nivel individual como de equipo, sean eficientes. Parte de esta eficiencia se plasma en la apreciación del jugador de cuándo, dónde y cómo tomar riesgos y cuándo, dónde y cómo hacerlo de una manera segura. Sin embargo, en el fútbol, la comprensión y la técnica se componen de diversos factores.
     

  3. Estado físico. El estado físico requiere una combinación de estado físico y mental. Por lo que sabemos actualmente es imposible determinar dónde acaba el estado físico y dónde empieza el mental. También es imposible expresar con seguridad la influencia que el estado físico de un futbolista tiene sobre su estado mental y viceversa. No es sólo que se interrelacionen, es que se confunden. 


A partir de estos tres principios primordiales: técnica, comprensión y estado físico, surgen cinco elementos para una buena actuación:

  1. Concentración mental. Debe poseerse como un hábito y una actitud mental. El juego se vería reducido a una mera lotería y el partido no se jugaría como una batalla de inteligencia sin concentración y sin pensar lo que uno está haciendo. 
     

  2. Técnicas correctas. Cuanto más amplia es la variedad de técnicas mayor posibilidad tenemos de cumplir con las exigencias técnicas. 
     

  3. Ver y percibir. Hay una gran diferencia entre ver y percibir. Hay algunos jugadores que, son básicamente, jugadores “ciegos de un ojo”. Solamente ven las jugadas en un lado del campo. Normalmente es el lado del campo en el que están en ese momento. A menudo, una posición incorrecta del cuerpo o un ángulo de soporte escaso impiden al jugador tener un campo de visión más amplio. Los jugadores necesitan aprender a jugar con la cabeza erguida, estudiando constantemente las posiciones cambiantes tanto de los jugadores como del balón. También necesitan de la percepción para poder interpretar qué significa toda la información. Ver sin percibir significa muy poco. 
     

  4. Decisiones y criterio. Para tomar una decisión son fundamentales el conocimiento y la percepción. Es necesario saber discernir lo que es imprescindible de lo que no lo es y saber ordenar las prioridades. Para poder conseguir este criterio se requiere un estado de ánimo positivo, decisivo y atento. Se debe animar a los jugadores a entender que el fútbol es un juego de decisiones. Es mejor tomar una decisión equivocada que no tomar ninguna. 
     

  5. Acción. Es la aplicación y la implementación de la decisión con un propósito determinado. El fútbol es un juego de errores y los errores más graves consisten en no tomar decisiones o en cambiarlas a mitad de camino.